Llega, por fin, la virtualización del mundo digital. ¿Pantallas? ¿Para qué?