La NASA está desarrollando un robot inspirado en el origami el cual puede explorar terrenos complicados en la superficie de otros planetas.

El robot se llama Puffer y tiene la cualidad de poder manipular su propia estructura de acuerdo al tipo de terreno u obstáculo al que se enfrente.

Puede atravesar terrenos rocosos con pendientes de 45 grados gracias a sus ruedas acanaladas. Soporta fuertes caídas debido a la flexibilidad de su estructura. Puede variar su estructura para adaptarse a terrenos más inclinados y ofrecer mayor tracción.

A causa de su pequeño tamaño y peso numerosos robots pueden ser almacenados en una nave o robot mayor a un bajo coste.

Comparte este/a entrada